Aliento

Enviado por Flavia

No te acerques tanto que ya no quiero sentir tu aliento en mi cuello.

Aléjate porqué ya no te mereces oler el mío.

Vete. Se terminó.

 

Anuncios

El reflejo

Enviado por Lucita

Mírate al espejo antes de hablar. Cuéntale a ese reflejo tuyo lo que íbas a decirme a mí. Házlo mirándote a los ojos, no bajes ni un segundo a tu boca, ni resigas la linea de tu cuello.

Y cuando termines de hacerlo, si aún tienes ganas de decírmelo, pégale un puñetazo a tu reflejo y rompe el cristal. Así verás lo que va a pasar con mi corazón cuando sueltes esa mentira.

Ah, y no existe pegamento para reconstruirlo.

¿Qué es la felicidad?

Enviado por Elia

Para mi la felicidad es poder mirarte a los ojos cada día cuando me despierto.

Tocarte la mano cuando estoy apunto de dormirme, sabiendo así que aún te tengo a mi lado.

Notar tu respiración aún fuerte y segura cuando te abrazo.

Ver tus arrugas crecer con cada sonrisa, porqué se que yo he sido la causa.

Los hijos que hemos criado juntos día tras día.

Para mi, la felicidad es crear recuerdos a tu lado. Tantos como nuestro 50 años juntos nos han permitido y todos los que nos queden por delante. Mi amor y mi felicidad, es vivir la vida contigo.

XXI

Enviado por TimoteoMicer

¿Qué me hiciste?
Perdí la inocencia, la frescura,
la capacidad para amar y sentir.
Perdí mi alma a la amargura.
¿Y quién soy yo si estoy sin ti?
El futuro se me aparece, amor,
como una terrible tortura
de sentido, certeza y razón,
carente de sueño y locura.
¿Y qué es ser sin corazón,
la caricatura de lo que fuiste?
No te perdono, amor.
No te perdono …Me destruiste.

Enganchado a ti

Enviado por Daniel Fernández (Tinta en los dedos)

Ahora que no me queda nada me doy cuenta de que sólo me que queda claudicar ante ti. En medio de este lugar, que nada significa, te suplico, esperando que no destruyas estas palabras y entiendas que, lo que ahora digo no es de un ser aprovechado, quizás si de un desesperado, que ha perdido todo y tan sólo le queda pedir lo que un día le prometieron darle antes de su fin.

Pues bien, éste es el momento, ha llegado el momento definitivo, espero que te acuerdes de que prometí seguirte sin mirar atrás y nunca olvidarme de que lo prometí. Es el precio de mi rescate, lo único valioso es seguir enganchado a ti y, por mucho que a veces quiera decirte que no es verdad, no queda más remedio que reconocer la realidad, diga lo que diga, sin ti no puedo avanzar más.

Créeme, sin ti, sin todo lo que de ti consigo no sería nada y te lo digo de un trago, sin nada que lamentar, tras tomar este veneno en forma de copa que algún vándalo se ha prestado a preparar.

Te lo prometo, lo juro, tú eres mi verdad, por mucho que lo niegue en ocasiones, nunca dejará de ser realidad.

Cuando ya no te queda nada

Enviado por Luan

 

Cuando crees que todo acabó.

Cuando sientes que nada importa.

Cuando te parece ver a todos los perros callejeros reírse de ti.

Cuando ya no eres capaz de recordar su voz, sólo sus gritos.

Cuando sus caricias parecen espinas clavándose en tu piel.

Entonces, cuando crees que ya no te queda nada, es cuando debes encontrarlo todo.

Debes vivirlo todo.

Debes superarlo todo.

Debes amarte más que nunca y construir tu vida echándole a patadas de ella.