Tu primer amor

Enviado por VikingaChic

Ese espacio real que alguna vez tocas enamorado. No te importaría estar horas y horas a su lado. Sin mediar palabra.

Está creado por la ilusión e inocencia que tienes a lo desconocido. ¡Espera! Ese temblor en tus piernas con tan sólo estar a su lado. Esa respiración rara y agitada… Sí, es lo que temes estás enamorado.

Y cuando ese amor te abandona ¿quién te consuela?

Cuando naces dicen que nuestro primer amor es el que tenemos a nuestros padres, quienes nos cuidan, alimentan, incluso tenemos celos de nuestros hermanos cuando son acariciados por nuestros padres.

LLamamos su atención para que nos mimen. Los primeros abrazos, besos y caricias provienen de ellos. ¡Ups! creó que si lo estás recordando con la mirada pérdida hacia arriba te has hecho mayor…Sin duda. Pero ese amor puro e incondicional ¿ estará ahí para siempre?

Esa sensación de ser libre, de proclamar tu amor con esa voz interior que te dice que no lo hagas y otra que te grita ¿porqué no? Allí donde eres el dueño de tus pensamientos, y príncipe de tus palabras. Ahí donde te sientes digno y orgulloso de cada paso que das.

Un lugar donde sólo estás tú antes  que nadie.  Sí,  amigos os presento a la autoestima. Esa que no existe cuando las piernas nos tiemblan, aquella a la  que no respeta la locura, sin ella la razón no tiene sentido.

La autoestima. ¡Que sencilla! ¿Cómo puede haber tanto desamor sin fijarnos de tu existencia antes? ¿cómo no supimos dejar que te quedes?

Aprendemos a base de errores. Trabajamos el día a día para no perderte.

Si nos llenamos de autoestima seremos capaces de amar.

Si somos capaces de ser libres sin dependencia, podremos enamorarnos.

Y entonces… ¿ahora quién es tú primer amor?

Anuncios

Me quedo

Enviado por Tinta en los Dedos

Quería dejarte, irme corriendo y dejarte allí. Así que cogí carrera, hice saltar el agua con mis pies a cada paso y escuchaba el chapoteo mientras sabía que me alejaba de ti.

Ya saboreaba esa nueva circunstancia pero, entonces, tuve que mirar atrás y vi en ti esa cara, esa mirada y eso me hizo pararme. Me tenía que quedar y es lo que hice.

Con todo, no creas que me tienes dominada, ni que te necesito, simplemente no puedo enfrentarme a esa mirada y no sé por qué, pues no me había pasado nunca con ningún otro, hasta que me encontré contigo y con esos ojos que me miran de esa forma y me hacen dudar.

No te necesito, vas a tener que hacer mucho más que sencillamente mirarme así para retenerme para siempre. ¿Para siempre? No sé porque digo estas cosas… Me confundes y no sé la razón de que consigas hacerlo. En fin, me quedo, de momento me quedo… pero no te creas con derecho a cantar victoria aún.

Camarero

Enviado por Natalia Leon

Tengo hambre
de un plato
de tus ojos.

Verdes,
azules,
marrones,
saltones.

Aderezado,
por favor,
con una pizca
de risa
y de piel.

Y para beber,
sí,
para beber
me gustaría,
si puede ser,
una taza
de arañazos
en la espalda
de los que gritan,
pero no duelen.

¿Y postre?
Claro,
quiero
un pedazo
de esos abrazos,
de los que antes
no nos dábamos.

Cartas entre diablos

Enviado por Lucita

Querido Arkham,

Tu siempre has vivido obsesionado por la pasión, por vivir intensamente cualquier sonrisa, caricia o palabra. Has disfrutado de los placeres humanos, los has saboreado en tu boca y en tus dedos, has agotado cada aliento que has encontrado y te has apoderado de sus almas. Eres un diablo de fuego icontrolado, que nunca se sacia y que no tiene intención alguna de deternerse hasta que le reviente el corazón. Pero eres infeliz y sé que tu vida es una frustración contínua. Conmigo no es necesario que disimules.

Te observo desde mi frío palacio, el que yo misma construí hace años en la cara oculta de la Luna, lejos de lo terrenal, lejos de ti. Desde mi soledad y silencio, mi racionalidad y mi retiro, veo tus esfuerzos por integrarte en este mundo terrenal, adivino tus pensamientos y lamento tus constantes esfuerzos en vano por parecer uno de ellos. Yo soy un diablo de hielo, incapaz de dejarme llevar por la pasión y el desvarío humano. Siempre me has dicho que tengo miedo y por eso me encierro y no dejo que nadie entre en mi corazón.

Quizás tengas razón. Pero mi miedo no es, ni por asomo, mayor que el que tú tienes.

Pero dime, ¿puede un diablo amar a otro?

Cuando descubras la respuesta, envíamela por carta. Pues lo escrito en tinta, perdurará más allá que tu y que yo, y así es como debe ser.

Lucita

You don’t own me

Enviado por

Si tiene que poseerme alguien prefiero mil veces que lo haga un espíritu maligno con hambre de destrucción a que lo hagas tú, no por la posesión en sí, que a los demonios es complicado resistirse, sino porque a lo mejor si deseas tenerme me descuido y lo consigues, pero en el momento en que te pertenezca ya me habrás perdido.
Se tienen cosas, pero las personas no somos objetos.
El amor no es eso.

No tengo miedo a quererte, pero sí lo tengo a que no sepas hacerlo, a que caigas en la trampa de creer que querer es hacer nudos, a que sientas mi necesidad de ser libre como una amenaza a tu seguridad, a que no puedas entender que puedo estar contigo todo el tiempo sin estar siempre a tu lado.

Me noto últimamente distante, escéptico quizá, pero es que miro esto del amor y no lo veo: tengo la sensación de que hay algo que se nos está escapando.

Cuando no entiendo las reglas del juego prefiero mirar cómo le va la partida al resto, y en esas estoy: mirando a uno y otro lado, con un reglamento de cien páginas delante y sin ganas de leer.

Ámame

Enviado por Aridane ZS

Ámame como si esta noche fuera la última, deséame con fuerza, bésame como la primera vez. Átame con nudos de nubes, prende la luz con solo las estrellas, sírveme en una de esas copas toda tu esencia. Ven corriendo con ansias de que te eleve con mis brazos, frena las ganas de irte, comprende que esto que siento no es humano y temo perderte. Vacía tu mente, mantén mi recuerdo, que aunque los días se pierdan arropamos nuestros corazones con paciencia.

Apoya tu cabeza en mi hombro, sueña despierta, que los errores no son fracasos si no maneras necesarias para descubrir la formula correcta. Entrégame lujuria, abrázame de cualquier forma, que lo importante no es tenerte cerca, lo importante es ver como no te alejas. Ahora acaríciame, como el cielo al mar en el horizonte, como aquellos niños que se miraron y rieron por primera vez, como la luna al mundo, como la brisa que levanta las hojas de aquel hermoso otoño, acaríciame y perduraré en el tiempo…

¿Qué es la felicidad?

Enviado por Elia

Para mi la felicidad es poder mirarte a los ojos cada día cuando me despierto.

Tocarte la mano cuando estoy apunto de dormirme, sabiendo así que aún te tengo a mi lado.

Notar tu respiración aún fuerte y segura cuando te abrazo.

Ver tus arrugas crecer con cada sonrisa, porqué se que yo he sido la causa.

Los hijos que hemos criado juntos día tras día.

Para mi, la felicidad es crear recuerdos a tu lado. Tantos como nuestro 50 años juntos nos han permitido y todos los que nos queden por delante. Mi amor y mi felicidad, es vivir la vida contigo.

Cuando descubres al amor de tu vida

Enviada por Paulinagongar

Recientemente una de mis mejores amigas me dio la noticia que se acababa de comprometer con su novio de ¡5 meses! Obviamente no dudé en felicitarla y preguntar como para cuando pensaban casarse. Y hoy hablando ya más enserio con ella y otra de mis amigas, le preguntamos ¿Cómo es que ella se había dado cuenta que su novio era con quién quería casarse? Y para mi sorpresa con 2 frases me describió exactamente cómo fue ese descubrimiento :

“Y él es así… era como una pieza faltante del rompecabezas. No tuve que forzar nada para que nuestros planes y sueños encajaran a la perfección”

“Cuando es el amor de tu vida, desde el primer momento lo sabes, sabes que ese es tu lugar. Porque no encuentras un motivo para terminar o para estar sin él y facilmente lo idealizas en tu vida”

La verdad es que yo soy más escéptica en cuestiones de encontrar al amor de tu vida, porque para mi no es algo muy simple, supongo que es porque tengo un ideal de cómo quiero que sea aquel hombre, aunqe que dudo exista en este planeta por todo lo que busco ¡jajaja!

Pero basándome en lo que me explicó mi amiga, concuerdo que el hombre con el que yo quisiera compartir mi vida, debe de ser aquel hombre que me haga sentir así de segura en mis decisiones, que nuestros sueños se complementen a la perfección, que jamás encuentre un motivo por el cual ya no seguir con él por muy fuerte que sea.

Porque supongo que el amor es eso, complementarse, no poder hacerme a la idea de perderlo, aceptarnos, respetarnos, amarnos, ser esa persona especial, un apoyo incondicional, amigos, confidentes, amantes, etc.

Ante todo me sorprendió la noticia porque no llevan mucho tiempo de novios, pero cuando es amor verdadero no se necesitan pruebas de tiempo como para ver si es o no es con quien quiero estar lo que reste de mi vida, simplemente se siente y se ve en la manera en que estas personas se ven o interactuan entre ellas.

Todos tenemos a nuestras princesas encantadas y a nuestros príncipes azules, solo hay que dejar que el corazón sienta lo que deba de sentir y si estamos completamente seguros que estamos con la persona indicada, nunca dejarla ir por más obstáculos que se presenten en el camino, porque el amor lo puede todo, por amor hacemos locuras, perdonamos, aceptamos y seguimos adelante.

 

Enganchado a ti

Enviado por Daniel Fernández (Tinta en los dedos)

Ahora que no me queda nada me doy cuenta de que sólo me que queda claudicar ante ti. En medio de este lugar, que nada significa, te suplico, esperando que no destruyas estas palabras y entiendas que, lo que ahora digo no es de un ser aprovechado, quizás si de un desesperado, que ha perdido todo y tan sólo le queda pedir lo que un día le prometieron darle antes de su fin.

Pues bien, éste es el momento, ha llegado el momento definitivo, espero que te acuerdes de que prometí seguirte sin mirar atrás y nunca olvidarme de que lo prometí. Es el precio de mi rescate, lo único valioso es seguir enganchado a ti y, por mucho que a veces quiera decirte que no es verdad, no queda más remedio que reconocer la realidad, diga lo que diga, sin ti no puedo avanzar más.

Créeme, sin ti, sin todo lo que de ti consigo no sería nada y te lo digo de un trago, sin nada que lamentar, tras tomar este veneno en forma de copa que algún vándalo se ha prestado a preparar.

Te lo prometo, lo juro, tú eres mi verdad, por mucho que lo niegue en ocasiones, nunca dejará de ser realidad.