Me quedo

Enviado por Tinta en los Dedos

Quería dejarte, irme corriendo y dejarte allí. Así que cogí carrera, hice saltar el agua con mis pies a cada paso y escuchaba el chapoteo mientras sabía que me alejaba de ti.

Ya saboreaba esa nueva circunstancia pero, entonces, tuve que mirar atrás y vi en ti esa cara, esa mirada y eso me hizo pararme. Me tenía que quedar y es lo que hice.

Con todo, no creas que me tienes dominada, ni que te necesito, simplemente no puedo enfrentarme a esa mirada y no sé por qué, pues no me había pasado nunca con ningún otro, hasta que me encontré contigo y con esos ojos que me miran de esa forma y me hacen dudar.

No te necesito, vas a tener que hacer mucho más que sencillamente mirarme así para retenerme para siempre. ¿Para siempre? No sé porque digo estas cosas… Me confundes y no sé la razón de que consigas hacerlo. En fin, me quedo, de momento me quedo… pero no te creas con derecho a cantar victoria aún.

Anuncios

Enganchado a ti

Enviado por Daniel Fernández (Tinta en los dedos)

Ahora que no me queda nada me doy cuenta de que sólo me que queda claudicar ante ti. En medio de este lugar, que nada significa, te suplico, esperando que no destruyas estas palabras y entiendas que, lo que ahora digo no es de un ser aprovechado, quizás si de un desesperado, que ha perdido todo y tan sólo le queda pedir lo que un día le prometieron darle antes de su fin.

Pues bien, éste es el momento, ha llegado el momento definitivo, espero que te acuerdes de que prometí seguirte sin mirar atrás y nunca olvidarme de que lo prometí. Es el precio de mi rescate, lo único valioso es seguir enganchado a ti y, por mucho que a veces quiera decirte que no es verdad, no queda más remedio que reconocer la realidad, diga lo que diga, sin ti no puedo avanzar más.

Créeme, sin ti, sin todo lo que de ti consigo no sería nada y te lo digo de un trago, sin nada que lamentar, tras tomar este veneno en forma de copa que algún vándalo se ha prestado a preparar.

Te lo prometo, lo juro, tú eres mi verdad, por mucho que lo niegue en ocasiones, nunca dejará de ser realidad.